Aire libre de Anahí Berneri

Por Nico Feldmann,


















Dirección: Anahí Berneri
Guión: Anahí Berneri & Javier Van de Couter
95 min - Color - Drama

Las crisis de pareja no son un fenómeno relativamente nuevo. Pero si es verdad que son una característica bastante común en las relaciones familiares de la actualidad.
Con esta idea en mente, la directora Anahí Berneri concibe un drama de apariencia costumbrista pero con una principal atención en los detalles. Esos momentos que a simple vista pueden pasar desapercibidos pero que en su conjunto ayudan a crear una mayor riqueza en el mensaje que se quiere dar.
Esta no es la primera vez que la directora demuestra su magistral capacidad para retratar a personajes cotidianos pasando por momentos complicados de su vida.
Ya en “Por tu culpa” (2010), Berneri nos presentaba a una madre incapaz de poner límites a sus hijos, dando a entender que los mayores dramas suceden puertas adentro.
Pero hablamos puntalmente de “momentos” porque este film se tiene que entender de esa manera. Como un pequeño fragmento dentro de la vida los personajes y no como una historia con principio y final.
Lucía y Manuel (Celeste Cid y Leonardo Sbaraglia) son un matrimonio joven marcado por el estrés de la rutina y las presiones laborales. Razones que claramente generan un constante clima de reproches y peleas que no solamente envuelven a la pareja en un estado de crisis, sino que repercuten directamente en el comportamiento caprichoso de su hijo de siete años.
En busca de mayor tranquilidad para poder unir a la familia, ambos apuestan por construir una casa más grande a las afueras de la Capital Federal. Pero la agotadora mudanza no hace más que profundizar la distancia que ya de por sí venía acarreando la relación.
Rápidamente Lucía y Manuel comienzan a funcionar como divorciados, a pesar de que la separación nunca se haga pública. Y es entre esas idas y vueltas que aprovechan para sacar a relucir todos sus problemas a través de comentarios irónicos y una latente violencia doméstica.
La película transcurre en una permanente atmósfera familiar de tensión. Prácticamente sin musicalización, la directora decide hacer hincapié en el silencio y la reflexión de los personajes que observan abatidos cómo se van distanciando como pareja.
De esta manera Anahí Berneri ofrece una mirada visceral y realista sobre las relaciones humanas, gracias al inmejorable trato que le da temáticas como la infidelidad y el deseo.
Sin olvidar las excelentes interpretaciones de Celeste Cid y Sbaraglia, que a su vez demuestran una notable química frente a cámara.
Otra importante mención es la de Máximo Silva como el hijo del matrimonio, que pesar de su corta edad logra interpretar con solvencia un papel bastante delicado teniendo en cuenta la temática del film.
Como decía anteriormente, “Aire libre” es solamente un fragmento dentro de un proceso mucho más largo. El origen de los problemas que enfrenta esta familia podría deberse a infinidad de factores. Pero es papel del espectador sacar sus propias conclusiones sobre las razones que originaron esta crisis, y a su vez predecir lo que sucede después del final intencionadamente abierto.
Dentro de la relativa falta de identidad del cine argentino actual, “Aire libre” se convierte en una de esas propuestas que ponen en lo más alto a nuestro cine.
Compartir en Google +